Jue, 22 Febrero

ViajeYork

SECCIÓN BILINGÜE: NUESTRO ALUMNADO EN EL CORAZÓN DE INGLATERRA

El alumnado de la sección bilingüe de nuestro centro está de viaje en York, capital del condado de Yorkshire. Es una ciudad manejable, hospitalaria y atractiva, llena de rincones plagados de historia, pues no en vano ha visto y protagonizado destacables acontecimientos históricos, algunos de los cuales han marcado el destino del país anglosajón: ciudad fronteriza escenario de batallas medievales entre las tribus del norte y los reinos del sur, asolada por Guillermo el Conquistador en 1066, asfixiada política y económicamente por Enrique VIII y renacida durante el período isabelino, es además la sede del segundo obispo de la Iglesia anglicana.

York cuenta también con el atractivo de albergar numerosos estudiantes de toda Europa, y en ella se encuentra el Melton College, al que nuestro alumnado ha venido a practicar y mejorar el inglés. El calendario es apretado y salpicado de actividades tanto lectivas como de campo. Los profesores, Jake y Mike, se encargan de impartir cuatro horas diarias de clase en el College, dedicando atención no tanto a aspectos gramaticales como a los aspectos más vivos del lenguaje: expresiones idiomáticas, temas relacionados con la cultura británica u onomatopeyas del inglés.

La escuela también ha diseñado y puesto en práctica otras actividades que incluyen visitas al Railway museum, a York Minster (la imponente catedral gótica) al city center de York o a la ciudad de Leeds, la ciudad más importante del norte de Inglaterra desde el punto de vista comercial y financiero y destacado enclave universitario.

Rebeca, monitora de Languaqge Kingdom, está pendiente de que todo encaje a la perfección: coordinar actividades con el College, mantener informados a nuestros alumnos de horarios de autobuses o puntos de encuentro, interesarse por su estancia con las familias y asegurarse de que todos llegan a casa a su hora, son funciones que desempeña a diario con dedicación.

La inmersión se complementa, cómo no, con el alojamiento en familias, con las que comparten también el día a día de las horas domésticas, la comida y las costumbres.